Compártelo con tus amigos

Autor/es: Escuela Gaziel
Año: 2016

Cuando era un niño iba a la escuela en Barcelona en el barrio del Eixample. Recuerdo el patio, era un espacio vacío, pero era el patio de juegos, el pequeño espacio de libertad. Desde 1980 y un montón de años cada día pasaba unas cuantas horas; ahora que lo pienso hay pocos lugares en mi vida que haya pasado tanto tiempo. El patio de la mañana era muy corto, pasaba muy rápido. Para los niños que nos quedábamos al comedor, el patio del mediodía era un patio largo del cual disfrutábamos. Era una pista grande con paredes blancas, de cemento liso y sin árboles. Recuerdo los grupos de niños y niñas corriendo con la bata por la pista siendo pistoleros, piratas o ladrones. Había una fuente; más que la imagen de beber recuerdo el continuo lavado de las rodillas raspadas de las caídas. No tengo recuerdo de ningún adulto compartiendo con nosotros los juegos, y no obstante me admira la capacidad de organización que teníamos en aquellos corros y formación de grupos.
Si pudiera coger alguna cosa de aquellos patios para el patio de las escuelas de ahora, escogería la tranquilidad del sol en la pared blanca, con el tiempo amplio de un patio de mediodía como la invitación en un papel blanco para inventar cualquier cosa… o simplemente flotar.

descargarEL PATIO DE MI COLE